Relaciones del IMC, con la edad y los riesgos cardiovasculares en personas activas

Relaciones del IMC (entonces del peso), con la edad y los riesgos cardiovasculares en personas activas

Mi formación como entrenador y mi curso científico como coordinador técnico en un laboratorio de investigación de fisiología del deporte me dieron el reflejo de buscar, verificar y, por lo tanto, analizar sistemáticamente por mí mismo a través del trabajo de científicos para comprender mejor la práctica del deporte, su necesidad y el eje de trabajo para que sea un plus para la salud.

Para ello, qué más lógico que utilizar Pubmed, una revista científica de referencia para estudiar las correlaciones entre edad, peso, riesgo cardiovascular y metabólico.

Un método clásico, cuando el tema no ha sido tratado directamente, es buscar estudios donde se hayan cribado poblaciones con características similares, esto nos permite extrapolar el resultado con la población a la que nos queremos dirigir, en este caso, el que aquí nos interesa, adultos de ambos sexos con actividad física regular.
Por tanto, los bomberos se corresponden bastante bien con el perfil medio de la población que practica running.

imc riesgos cardiovasculares metabolicos

El estudio “Cardiovascular Disease Risk Factors by BMI and Age in United States Firefighters” (Factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares por IMC y edad en bomberos de los Estados Unidos)  con 4453 bomberos de ambos sexo  nos permite conocer las relaciones entre peso, edad y los riesgos cardiovasculares en personas activas

Las conclusiones principales son que con la edad , el peso y el IMC sube  y con estos, los parametros fisiologicos  que indican un aumento del riesgo cardiovascular y metabolico.

Esto nos permite argumentar que a lo largo de nuestra existencia, debemos al menos cambiar nuestra dieta y practicar actividad deportiva regular y suficiente para evitar el aumento de peso y el uso excesivo del páncreas para producir insulina si la ingestión de azúcares almacenados allí grasas innecesarias. De ahí el interés por el running, un deporte accesible que consume calorías y que exige mucho al sistema cardiovascular. Es obvio que cualquier práctica debe ser seguida regularmente por un médico y, lo que es más importante, a medida que avanza la edad.

Tienes disponible con el enlace calculadora IMC, una calculadora que te permite evaluar tu IMC y por tanto la necesidad o no de modificar tu estilo de vida.

Propongo aquí la traducción de lo esencial de las discusiones y la conclusión de la publicación científica para impulsar aún más en los datos las interrelaciones fisiológicas y metabólicas y el factor de riesgo cardiovascular.

Los mejores relojes deportivos Garmin para entrenamiento running y competiciones

Manolo Running Coach podrá recibir una comisión por la venta de un producto dentro del programa “Amazon Afiliados”

Cardiovascular Disease Risk Factors by BMI and Age in United States Firefighters

fuente: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34060241/

Publicación completa: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/oby.23175

Este estudio fue el primero, hasta donde sabemos, en examinar la prevalencia de los factores de riesgo de riesgos cardiovasculares por edad y categoría de IMC en una gran cohorte de bomberos de EE. UU.

Nuestra muestra estuvo compuesta predominantemente por personas blancas (82 %), lo que es consistente con informes más amplios en el servicio de bomberos de EE. UU.

Encontramos una alta prevalencia de sobrepeso (48%) y obesidad (36%) en este grupo ocupacional de seguridad pública.

Además, entre los hombres y mujeres bomberos con obesidad, hubo una prevalencia alarmantemente alta de factores de riesgo cardiometabólico: 81% y 58% tenían presión arterial alta, 36% y 45% tenían colesterol HDL bajo y 18% y 10% tenían síndrome metabólico , respectivamente.

Estar en una categoría de IMC más alto se asoció significativamente, independientemente de la edad, con una mayor prevalencia de todos los factores de riesgo de riesgos cardiovasculares examinados en los bomberos masculinos, incluida la presión arterial alta, el colesterol alto, el colesterol HDL bajo, los triglicéridos altos, la glucosa en sangre alta y la prevalencia. del síndrome metabólico. Dentro de cada década de vida, los bomberos varones con categorías de IMC más altas tenían más probabilidades de tener presión arterial alta, colesterol HDL bajo, triglicéridos altos y síndrome metabólico.

El IMC también se asoció significativamente con la glucosa en sangre y el colesterol alto en bomberos varones de 40 a 49 años y de 50 a 59 años. Estos resultados indican que los bomberos varones que son mayores y tienen obesidad tienen más probabilidades de tener factores de riesgo de riesgos cardiovasculares, y los bomberos con obesidad en cualquier década de la vida tienen una mayor probabilidad de desarrollar varios factores de riesgo de riesgos cardiovasculares en comparación con los bomberos con peso normal. Dado que la enfermedad coronaria es la causa principal de muertes en el trabajo tanto en los bomberos mayores como en los más jóvenes, existe la urgencia de comprender mejor qué bomberos corren mayor riesgo y diseñar programas efectivos para mitigar ese riesgo.

Entre los bomberos varones del presente estudio, la prevalencia de factores de riesgo de riesgos cardiovasculares fue mayor en los bomberos con sobrepeso y obesidad en comparación con los bomberos con peso normal, con la excepción de la glucemia alta, que solo fue diferente entre los que tenían obesidad y peso normal. -categorías de IMC de peso. Estos hallazgos son consistentes con estudios previos que evaluaron la relación entre la obesidad y los factores de riesgo de riesgos cardiovasculares en el cuerpo de bomberos. Existe acuerdo en que la obesidad en los bomberos está fuertemente relacionada con la presión arterial alta, y los estudios también han demostrado asociaciones entre la obesidad y la prevalencia de colesterol alto , colesterol HDL bajo, triglicéridos altos y glucosa en sangre alta.

Sin embargo, no todos los estudios han encontrado que la obesidad esté asociada con factores de riesgo de riesgos cardiovasculares. Poston et al. encontró que la obesidad estaba consistentemente relacionada con la presión arterial alta, pero no con otros factores de riesgo de riesgos cardiovasculares, en una cohorte de 478 bomberos del valle de Missouri .

Aunque se sabe bien que el envejecimiento está asociado con una mayor prevalencia de factores de riesgo de riesgos cardiovasculares en la población general, así como con una mayor incidencia de eventos cardíacos en los bomberos, solo un estudio con el servicio de bomberos , hasta donde sabemos, ha evaluado medidas de salud cardiovascular por edad. En el estudio actual de bomberos hombres, el aumento de la edad se asoció con una mayor probabilidad de tener presión arterial alta, colesterol alto, glucosa en sangre alta y síndrome metabólico, con una asociación que alcanzó su punto máximo entre las edades de 45 a 50 años para la prevalencia de triglicéridos altos y colesterol LDL alto. La naturaleza de esta relación cuadrática probablemente se deba a un aumento en la medicación hipolipidemiante, que es más probable que se prescriba a hombres ≥ 45 años y no se utilizó para identificar triglicéridos altos o colesterol LDL alto como factor de riesgo. Es importante destacar que, en todos los grupos de edad de bomberos con peso normal, la prevalencia del síndrome metabólico fue <3 % y la prevalencia de niveles altos de glucosa y triglicéridos en la sangre fue <5 %.

Los mejores relojes deportivos Garmin para entrenamiento running y competiciones

Manolo Running Coach podrá recibir una comisión por la venta de un producto dentro del programa “Amazon Afiliados”

Al evaluar los factores de riesgo de riesgos cardiovasculares y el IMC, es importante examinar la edad, dado el aumento general de la prevalencia de la obesidad con el aumento de la edad. Pocos estudios en la población general, y ningún estudio (hasta donde sabemos) en el servicio de bomberos, han examinado las asociaciones del IMC y la edad con los factores de riesgo de riesgos cardiovasculares utilizando el enfoque estratificado único del presente estudio. En un estudio de población general que evaluó la hipertensión y la dislipidemia por edad e IMC, Brown et al. mostró un aumento gradual en la prevalencia del factor de riesgo de riesgos cardiovasculares con el aumento de la edad y la categoría de IMC, lo cual es consistente con los hallazgos del estudio actual. La prevalencia promedio de los factores de riesgo de riesgos cardiovasculares en los bomberos se informó anteriormente, aunque sin contexto para informar qué bomberos estaban en mayor riesgo. La hipertensión es motivo de gran preocupación en el servicio de bomberos, con una prevalencia informada del 44 % en personas de 20 a 29 años (Khaja SU, Mathias KC, Bode ED, et al., datos no publicados, 2021). Sin embargo, esta prevalencia oculta la importante participación del exceso de peso, ya que el 64% de los bomberos de 20 a 29 años con obesidad en el estudio actual tenían presión arterial alta. También hubo grandes diferencias en la prevalencia de factores de riesgo de los jóvenes bomberos entre las categorías de IMC para colesterol HDL bajo (12% en aquellos con peso normal y 37% en aquellos con obesidad), triglicéridos altos (1% en aquellos con peso normal y 13% en obesos) y síndrome metabólico (1% en normopeso y 14% en obesos). Lo mismo ocurría con los bomberos mayores, particularmente aquellos con colesterol HDL bajo, triglicéridos altos, glucosa en sangre alta y síndrome metabólico. En última instancia, estos hallazgos revelan aumentos sorprendentes en el riesgo de estar en una categoría de IMC más alta en todos los grupos de edad, lo que destaca la importancia de las intervenciones de bienestar que promueven un estado de peso saludable a lo largo de las carreras de los bomberos.

La obesidad es un factor de riesgo independiente de riesgos cardiovasculares y se sabe que está asociada con la “agrupación de factores de riesgo”. Una acumulación de exceso de adiposidad conduce a varios efectos pro inflamatorios en el sistema vascular, incluida la desregulación del tejido adipocito y la disminución de la sensibilidad a la insulina. La naturaleza disruptiva de estas condiciones puede causar disfunción endotelial, que además está relacionada con la aterosclerosis, la hipertensión y la hiperlipidemia. El estrés cardíaco inducido por estas condiciones puede conducir a una remodelación cardíaca, como hipertrofia ventricular izquierda y cardiomegalia, lo que aumenta significativamente el riesgo de arritmia. La obesidad es un factor de riesgo modificable y el IMC es una evaluación fácil y significativa para el manejo de la salud en los bomberos. Aunque varios estudios han informado que el IMC de los bomberos, cuando se considera como un grupo, aumenta con el tiempo, no todos los bomberos aumentan de peso. Mathias et al. informaron que los bomberos que perdieron peso durante un período de 5 años tuvieron una reducción significativa en el IMC, el colesterol total, el colesterol LDL y la presión arterial sistólica y diastólica, así como un aumento significativo en el colesterol HDL, a pesar de su edad avanzada. Los proveedores de atención médica ocupacional y los médicos de atención primaria que atienden a los bomberos tienen una gran oportunidad para aconsejar al servicio de bomberos sobre los riesgos asociados con el exceso de peso y la posibilidad de mejorar la salud con cambios en el estilo de vida (nutrición y condición física), así como el uso de medicamentos, si es necesario.

Conclusión
Los resultados de este estudio indican que la mayoría de los bomberos tienen sobrepeso u obesidad, y que aquellos que son mayores y tienen obesidad tienen la mayor prevalencia de factores de riesgo de riesgos cardiovasculares. Hubo un nivel alarmante de prevalencia de factores de riesgo entre los bomberos con obesidad en cada grupo de edad. La combinación de edad avanzada, exceso de peso y factores de riesgo asociados es especialmente preocupante para los bomberos, que realizan un trabajo arduo en condiciones de estrés físico y psicológico. Todos los bomberos deben someterse a exámenes médicos que incluyan la detección de factores de riesgo de riesgos cardiovasculares, incluida una evaluación del IMC. A menudo, tanto los profesionales de la salud como los bomberos son reacios a iniciar el tratamiento farmacológico de los factores de riesgo de riesgos cardiovasculares hasta que los bomberos tienen más de 45 años, ya que la edad se convierte en un factor de riesgo. Sin embargo, nuestros datos muestran claramente que el aumento de la categoría del IMC se asocia con una mayor prevalencia de varios factores de riesgo de riesgos cardiovasculares en todos los grupos de edad, lo que brinda evidencia convincente de que las estrategias preventivas deben iniciarse en los bomberos más jóvenes y promoverse u obligarse agresivamente a lo largo de las carreras de los bomberos.

 

La importancia de conocer tu tasa metabólica basal al correr

Cuando corres, tu cuerpo necesita energía para funcionar y mantener tu actividad física. Es importante conocer tu tasa metabólica basal (TMB o BMR) para planificar una dieta y un programa de ejercicio adecuados. Esto puede ayudarte a determinar la cantidad de calorías que necesitas consumir para mantener tu peso actual o para perder peso de manera segura y saludable. Además, tu índice de masa corporal (IMC) también puede ser un indicador útil de la cantidad de masa corporal que tienes y cómo afecta a tu TMB o BMR. Por lo tanto, es importante prestar atención a tu TMB o BMR para asegurarte de que estás consumiendo suficientes calorías para mantener tu nivel de actividad física y alcanzar tus objetivos de pérdida de peso o de rendimiento deportivo. Tienes a disposición una calculadora TMB BMR en la web para evaluar tus necesidades calóricas.

image_pdfDescargar el pdf del plan de entrenamiento/páginas